Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

El Paula

Tres o cuatro. No más. Un Carolina Herrera que me compró papá en un freeshop, un Lancôme que me regaló mi vieja para un cumpleaños de esos de edades importantes, tipo quince, dieciocho o veintiuno. Debe haber sido para el de veintiuno. Seguro. Sino no habría durado tanto. Y un Tommy Hilfiger, mi primer perfume importado. Tal vez haya uno más que ahora no me estoy acordando, pero creo que ese es todo mi historial.
Tengo otros, claro, los que uso diariamente. Que consumo como café o papel higiénico. Duran, como mucho, una temporada. Después voy y elijo otro, alterno las fragancias, pruebo cosas nuevas, total solo son unos meses. Son para oler bien delante del gerente, del entrevistado, para que no se me note el día encima en la última clase de la facultad a la noche. Son, eran, también, para vos.

Me acuerdo del Paula. Me acuerdo porque me lo compré la tarde que al fin dejaste de dar vueltas y me invitaste a salir. Fue una coincidencia algo forzada. Me había quedado sin perfume, iba a pate…