18 de diciembre de 2014

Conversaciones breves X: Hay equipo


Ese día entré al consultorio como si me hubiera empujado un viento. Alejandra quiso saludarme y yo pasé casi corriendo por su lado, me senté en la silla, me giré apoyándome sobre el respaldo y, mientras ella venía caminando hacia mí por detrás, empecé a hablar a toda velocidad: 


- Hola Gala, ¿cómo est...

- escuchame Alejandra, tenemos lo que dure esta sesión para armar un plan y que yo lo ejecute hoy mismo. Yo te digo lo que tengo pensado y vos me decís si es una locura. ¿Ok?

- no creo que el planear todo funcione, Gala. Ya hemos hablado que las cosas casi nunca salen como uno espera.

Hija de puta, pensé.

- sí sí, ya sé, planear menos, vivir más. Pero si lo armamos bien, creo que puede andar. Con mis ideas y tus conclusiones sobre mis ideas podemos sacar algo en limpio y liquido todo esto hoy. ¿Entendés? ¡Finishela! ¡Sanseacabó! ¡Kaput!

- mirá, Gala, sabés que no es tan sencillo como lo que venís a plantear hoy. Estas cosas llevan tiempo, no vas a poder enfriar este tema ya mismo.

- pero yo no quiero seguir dando vueltas con esto. Sé que si logro resolverlo esta tarde, mañana voy a estar aliviada y se va a ir para siempre esa molestia. ¡Por eso es que ideé un súper plan que no puede fallar!

- bueno, contame, pero no te encierres en la idea de que tu propuesta hoy termina todo. 


- ¡Alejandra, no me tires esto abajo! ¡Yo pensé que éramos un equipo nosotros tres!

- ¿nosotros tres? ¿quiénes somos nosotros tres, Gala?

- ¡Vos, yo y Freud, claro! 



No hay comentarios: