Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

El pueblo que duerme

Para mí Zavalla siempre fue una aventura, un destino incierto, un escape del cemento conocido. Es lo que cualquier local odiaría: un destino turístico. En Zavalla caminás y la gente sabe que no sos de ahí. Es tu ropa, tu forma de andar, es tu cara desconocida. Al local no le gusta que andes de excursión por el pueblo y encima exclames lo pintoresco que te resulta el perro peludo durmiendo en la vereda caliente.
En Zavalla cuando pedís indicaciones te las dan en metros o referencias fijas. Cuando llegás a la puerta verde, doblás en esa esquina y el almacén está ahí al toque. ¿Y si me pierdo? Acá no te perdés. Y vos hacés caso, salís, das algunas vueltas intentando perderte y no hay con qué darle, de una forma u otra volvés al mismo lugar. A la única casa con un girasol del tamaño de un poste adornando el jardín frontal. O a la casa de ventanas llenas de telas de araña y una puerta que nadie podría creer que tiene cerradura. Una casa simétrica, hecha por un arquitecto obsesivo, que le p…