Conversaciones breves V: El maldito wasap

- No le voy a contestar. Me cansó.

- ¿eh? ¿a quién? ¿de qué hablás?

- de Francisco que me está charlando por WhatsApp.

- ¡ay, qué copado, te escribió! ¿no querías eso?

- sí, pero no quiero que me esté charlando todo el tiempo como si esta porquería fuera un chat.

- y bueno...no le contestés más...

- ¡no puedo! con lo buchón que es esta mierda se va a creer que no quiero hablar con él.

- y...pero no querés.

- ¡sí quiero! pero tomando una birra, cara a cara, ¡no por acá! además ya me pasó con uno de no estar respondiéndole todo el tiempo y que se creyera que no quería verlo más.

- ¿quién?

- Mauro. Una noche me lo encontré, le dije que al final nunca habíamos salido y me contestó: "Como no me respondías mucho por 
WhatsApp pensé no te interesaba".

- ¡pff! entiendo...pero ¿qué te cuesta charlar un ratito?

- ¡no tengo ganas! Es mucho laburo neuronal. Contestar algo copado, que sea interesante, simpático, divertido, que parezca elocuente, espontáneo. ¡es agotador!

- todo se soluciona siempre con un "jaja".

- no te creas. ¿Te acordás de Lucho?

- se...el que se comió casamiento.

- ese. Me escribía siempre cuando estaba aburrido en el trabajo: "Me aburro. Qué hacés?", me ponía. ¿QUÉ HAGO? LABURO, NABO. ¡ESO HAGO!

- ¿y qué hacías?

- y...le contestaba alguna huevada cuando podía, pero por ahí estaba escribiéndome con otra persona por trabajo y se veía que yo me conectaba todo el tiempo y no le respondía, entonces me decía algo como "eh mala onda no me respondés. Contame algo". Encima eso, quería un bufón y a tiempo completo. ¡Dejate de joder! 


- es cierto...yo también extraño cuando solo existían los SMS. Era todo más sencillo, lo usabas realmente cuando querías contactarte con alguien y era para salir.

- ¡ves!

- lamentablemente el "visto" de Facebook y WhatsApp ya están impuestos. Nos vamos a tener que acostumbrar...

- no quiero.

- ¿qué querés, entonces?

- un novio analógico. Eso quiero. 

Comentarios

Gabriel ha dicho que…
Acá estoy.

Entradas populares de este blog

El compromiso del cepillo de dientes

El purificador de agua

Mi buena acción del día 2