11 de septiembre de 2010

A las 7 y media

Luego de una incansable búsqueda por la tira, no pude encontrar aquel chiste de Mafalda para acompañar esta narración.
Tendría que buscar en mi desvencijado "Toda Mafalda", chiste por chiste hasta encontrarlo pero estoy segura que me quedaría leyendo todos y nunca acabaría mi misión.


El chistecito que busco es aquel en que una noche Mafalda y Guille se acercan a su padre y le dicen que ya casi es la hora en que su madre, Raquel, les pregunta cada día que quieren comer y ellos, como siempre, no sabrían que contestarle. Entonces los tres, en puntitas de pies, se escapan del departamento y se van a las escaleras para evitar la frecuente pregunta. El chiste finaliza con Raquel asomándose desde la cocina y quedándose con las palabras en la boca al ver que no está ninguno de los tres y dice "Cobardes".


Hasta hace casi un año, todas las noches a las 7 y media sonaba el teléfono de mi casa y yo, que en esa época sí lo atendía, me encargaba de tomar la llamada. Todos los días era Silvio que decía que estaba volviendo de la carpintería y preguntaba que queríamos comer mi mamá y yo. Todas las noches yo decía que no sabía y la comunicaba a mi madre quien me seguía la corriente y respondía cosas como: "Lo que quieras vos", "Me da lo mismo", "Lo que te dé menos esfuerzo". Yo, por mi parte, previamente ya había dicho exactamente lo mismo. 


Todas las noches a las 7 y 25 yo recordaba aquel chiste de Mafalda y esperaba la hora de atender a Silvito. Me acuerdo que un día, mientras él cocinaba y yo le charlaba, le conté esa situación y él dijo: "En vez de irse a la escalera, un día vos y tu madre no me van a atender más". Jamás hicimos eso y seguimos todas las noches atendiendo y diciendo lo mismo una y otra vez. Él seguía soportando nuestra indecisión e improvisando cada día una nueva y novedosa cena. 


Anoche a las 7 y media sonó el teléfono y sin saber por qué, yo que no lo atiendo nunca, corrí y tomé la llamada.


Por una mínima fracción de segundo antes de que me contestaran del otro lado, creí que quien contestaría sería Silvio preguntando que queríamos comer.


Y anoche, justo anoche, yo sabía que quería comer. 



8 comentarios:

Pura Suerte dijo...

-¿No leíste Todo Mafalda cuando eras chico?
-No
-¿Y qué hacías cuando tenías nueve años?

jaaaa


Beio post.

Herr Professor dijo...

es muy feo que sólo tengas una crítica, porque es un posteo lindo.

Estuve posteando recién y se me secó el cerebro, no tengo nada gracioso para decir, nada negativo y nada sarcástico, no soy yo, así que me voy a dormir...
te quiero

jere.-

Pura Suerte dijo...

You talkin' to me? (?)

¿qué crítica? si dije que era un beio post.
(que es mejor que un bello post, porque "beio" post parece dicho por Alessandra Rampolla, que si sabe tanto de sexo, definitivamente es grossa.)

hp dijo...

PD: a alessandra rampolla se la repongo tanto ahora como cuando estaba gorda.-

hp dijo...

Habia escrio algo, por eso era una PD...

decia que, me extraña de vos, un tipo tan cultivado en esto de las letras... Crítica no es algo que se hace negativamente, pare defensetrar al otro, puede ser positivo, no tanto, etc...
pasa que se morfó el término el critico de revistas...

Gabriel dijo...

Me gustó el texto, palabras sentidas.

Prima Limón dijo...

Para esos casos siempre es bueno responder: "Lo que sea, pero con papas fritas..."
xD

migue dijo...

me acuerdo de esa tira! de hecho la recuerdo bastante seguido cuando se dan ese tipo de situaciones.
si tuviese la coleccion de mafalda que quedo en la casa de mis viejos (a mas de 600 kms de aca) y si en caso de tenerla a mano tuviese un scanner te mandaria la tira. ¬¬