Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Salgamos a correr

En realidad a mí nunca me gustaron los deportes ni ningún tipo de actividad física, pero cuando era chiquita mi madre insistió en que yo hiciera algo así.


Desde el principio mamá descartó el hockey porque tenía la teoría que yo iba a vivir con las canillas moretoneadas y que me podían romper los dientes de un bochazo. No fue necesario que fuera a hockey para romperme las dos paletas frontales pero esa, es otra historia. 
 También pensó en natación pero decía que me iba a salir una espalda gigante y que entre mi altura y la espalda iba a parecer un travesti. Tampoco fue necesario que la natación me hiciera travesti, ya con mi altura y un par de tacos lo parezco. 
 Entonces se inclinó por las danzas. La española no le gustaba porque...nadie sabe por qué. Entonces nos fuimos para el área de las clásicas. Allí fue Galita a danza clásica. Poco me duró porque la maya me hinchaba las pelotas, mis compañeras eran unas idiotas y mi maestra decía que yo no coordinaba. Obvio que no coordinaba, ni s…

A las 7 y media

Luego de una incansable búsqueda por la tira, no pude encontrar aquel chiste de Mafalda para acompañar esta narración.
Tendría que buscar en mi desvencijado "Toda Mafalda", chiste por chiste hasta encontrarlo pero estoy segura que me quedaría leyendo todos y nunca acabaría mi misión.


El chistecito que busco es aquel en que una noche Mafalda y Guille se acercan a su padre y le dicen que ya casi es la hora en que su madre, Raquel, les pregunta cada día que quieren comer y ellos, como siempre, no sabrían que contestarle. Entonces los tres, en puntitas de pies, se escapan del departamento y se van a las escaleras para evitar la frecuente pregunta. El chiste finaliza con Raquel asomándose desde la cocina y quedándose con las palabras en la boca al ver que no está ninguno de los tres y dice "Cobardes".


Hasta hace casi un año, todas las noches a las 7 y media sonaba el teléfono de mi casa y yo, que en esa época sí lo atendía, me encargaba de tomar la llamada. Todos los días …