23 de agosto de 2010

El purificador de agua


Hace menos de un año "la onda verde" invadió mi hogar, para aquellos que estén pensando huevadas les recomiendo que relean el título. 


El preservar el agua, no usar aerosoles que dañen la capa de ozono y otras actitudes similares, siempre habían sido parte de nuestra vida, pero la cosa se incentivo más cuando un día mi mamá apareció con la idea de que el agua que bebíamos de la canilla en nuestra casa estaba llena de cloro, hierro, zinc, y 50 minerales más que nos estaban "matando por dentro" sin que nosotros nos diéramos cuenta. 


Pensé que a Silvio no iba a convencerlo de eso, pero me sorprendió cuando él apoyó la moción de comprar un purificador de agua para que no muriéramos envenenados con las porquerías que traía el agua. Si no nos había matado hasta ese momento, porque lo habría hecho ahora?


Allá fueron ambos a comprar un purificador de agua como si hubieran ido a comprar un cero KM. Vinieron con varios tipos de folletos de diversas empresas que ofrecían agua más clara, más cristalina, más inodora y más incolora de la que ya teníamos. Con los folletos también desfilaron por mi cocina varias promotoras que le mostraban a mis padres como el agua de la canilla era marrón y como, milagrosamente con el purificador se convertía en transparente y sin micropelusitas flotantes.


Así fue como dimos con Nelida. Nelida era la mujer del relojero de la calle Rioja a quien Silvio le llevaba muy seguido el reloj para que le cambiara la malla porque se lo vivía enganchando con los clavos en la carpintería. Rubén, el relojero, en una de esas oportunidades le comentó a mi mamá que su esposa vendía purificadores y que podía venir a nuestra casa sin ningún compromiso a hacernos una demostración personalizada de lo feliz que íbamos a ser si adquiríamos el bendito curador de aguas. 


Entonces vino un día Nelida con un portafolios gigante, sus dientes postizos y un pañuelito ridículo atado al cuello con los colores de la empresa del agua bendita. Comenzó a armar un extraño aparatejo similar a un koinor para Barbies mientras le mostraba a los atónitos de mis padres unos folletos con familias sonrientes y saludables en las fotos. 


Con eso bastó para que a nuestra pequeña cocina de 2 x 4 metros le sumaramos el mini Koinor. Al principio hice bromas del tipo "ehehe a las gatas les pongo agua purificada en tus tarritos? jua jua jua" a lo que me respondían: "OBVVVVIOOO" 


Pensé que la onda verde iba a pasar y todo volvería a la normalidad y el purificador de agua iría al placard con todas las cosas rotas que mi mamá no tira. Pero me equivoqué, con el tiempo el tema se fue intensificando y mi madre hasta se volvió una experta en cambiar los filtros para que siguiera funcionando. 


El tiempo pasó, Silvio ya no está con nosotros, pero el purificador sigue ahí firme y flacucho al lado del secador de cubiertos mirándome burlón. 


Pero no me importan cuán burlón me mire el purificador porque yo siempre gano:




Mamá, si alguna vez lees esto quiero que sepas toda esa agua que está en botellas en la puerta de la heladera y que vos consumís diariamente suspirando alegría y pulcritud. ESA agua no está purificada. Porque YO jamás usé el purificador.


JA! quién ríe ahora?

12 de agosto de 2010

Llamadas

Blonda - Holaaaa
Señorita - Hola! Me pasarías con Horacio por favor?
- No, este no es el teléfono de Horacio. Equivocado
- Estás segura?
- Em...bastante, sí.
- Ah bueno disculpá.
- Todo bien, chau.

10 minutos más tarde.

- Hoolaaaa
- Hola, mirá soy la que llamé recién. Vos estás segura que éste no es el teléfono de Horacio Pasteri?
- No, mirá, estoy segura que es MI teléfono.
- Yo soy una compañera de trabajo de él y lo estoy esperando y siempre tuve éste teléfono suyo.
- Bueno pero yo te digo que hace 5 años que tengo el mismo número y nunca nadie me llamó Horacio! Capaz que lo anotaste mal no sé.
- Pero yo lo tengo bien porque siempre lo llamé acá. Dame con Horacio por favor que estoy ocupada y tenemos que trabajar.
- QUE TE DIGO QUE NO CONOZCO NINGÚN HORACIO Y ESTE NO ES SU TELÉFONO!! ES MÍO MÍO MÍO!
- Bueno..si vos lo decís!
- ???
- Ay bueno, perdonáme de nuevo.
- Está...bien...
- Chau
- Chau ¬¬

Y me llamó una tercera vez de otro teléfono y cuando atendí dijo "la put..." y cortó.
Insistente la señorita.

6 de agosto de 2010

Mi pequeña privacidad

Clin! (ventanita del chat)


Mateo: Hola


Blonda: Qué haces enano?


Mateo: Nada. Me dijeron que subiste una foto mía a Internet


Blonda: Sí, mis amigos querían conocerte. Quién te contó?


Mateo: Nawel (Nahuel)


(amigo de Esteban, marido de mi amiga Camila y padre de Mora)


Blonda: Que chismoso!


Mateo: Sí, pero hizo bien. No me pediste permiso. No respetaste mi privacidad


Blonda: Ah perdón, no pensé que te fuera a molestar. Si queres la saco!


Mateo: No no me molesta, pero tendrías que "averme" preguntado. Pasamela


(le paso la foto)


Blonda: Te gusta?


Mateo: Sí.


Blonda: La puedo dejar?


Mateo: Bueno, pero etiquetame.


Blonda: chee...y ya que estamos...se la puedo mostrar a más amigos?


Mateo: Bueno, pero sólo ésta porque salí bien.




Ph: Mateo en el colectivo

4 de agosto de 2010

Cuando cumplí 18, primera parte.

Luego de que me dieran mi nuevo de DNI, casi a mis 18 años, decidí que era momento de darle un uso útil. Cuando finalmente tuve la edad de darle uso, salí corriendo al bar más cercano de mi casa donde pidieran documento y pedí entrar. Adentro pedí la bebida más alcohólica que hubiera, y del resto poco recuerdo. Luego de una noche de mucho exceso, sólo me faltaba votar, pero como no había elecciones cerca, pensé en las otras opciones que me quedaban:

Fulanita - El otro día le tuve que pedir a mi mamá que me acompañara a hacerme el aro del "pupo" porque soy menor. Se enojó pero me acompañó.

AHA! Eso me faltaba! Tatuarme o perforarme! Como tatuarme todavía no se me antojaba (se me antojo un año después pero esa historia va para la 2da parte), decidí que lo mejor era perforarme alguna zona de mi cuerpo que mi madre no viera seguido. El "pupo" fue descartado al momento porque me gusta mucho mi ombligo así como es. Fue entonces cuando encontré una foto muy sexy de Scarlett Johanson con un sexy aro en su sexy oreja en su sexy cartílago. 

Allá fui con mi DNI bajo el brazo a un local metido dentro de una fría galería, muy escondido con pequeño cartel que anunciaba sus acciones. El lugar era particularmente pequeñito, muy blanco y con un hiper gordo que tenía un expansor en la nariz. 

El gordo con su mejor cara de malo me pidió mi flamante documento y me hizo pasar a una salita, más chiquita todavía, donde se puso unos guantes y sacó un par de agujas. Yo hablaba sin parar, bueno yo siempre hablo sin parar, pero esta vez hablaba más porque estaba muy nerviosa. El fatman no contestaba mis estúpidas preguntas, simplemente asentía con la cabeza. Ahí fue cuando sacó un minúsculo aro en forma de herradura con dos bolitas en las puntas y me pidió que eligiera la oreja. 

En ese momento temblé porque la mano del gordo era del tamaño de mi cabeza. Ese pedazo de animal iba a tocar mi inocente orejita? Sí, la tocó y me la perforó y con un grito ahogado obtuve mi caprichoso aro en el cartílago. 

Para resumir la historia, el arito se me pudrió, me salió un grano gigante que mutaba de adentro para fuera en mi oreja, me dolió por casi un año y nunca pude escuchar música con los dos auriculares. Ya cuando la situación no daba para más, todos mis conocidos me obligaron a sacarme el aro.

El miércoles pasado, después de casi 1 año y medio sin arito. Gala, alias Blondita la caprichosita, fue al local donde su amiga Taña tatúa y SE VOLVIÓ A HACER EL MISMO AGUJERO, EN LA MISMA OREJA, Y CON EL MISMO ARO. 

En comparación con el anterior, el muchacho que me hizo el piercing, primero me cae mejor, segundo es flaco, tercero su mano es de tamaño normal y cuarto si bien me hizo doler más, después me dolió menos. 

Lo único malo fue una idiota que andaba dando vueltas por ahí en el local y cuando escucho que yo me estaba por hacer "un arito en la oreja" tuvo que abrir su enorme, inútil y desubicada bocota y decir:

- Ay gorrrdi! pero en la orejita no duele nada!

MONGUI POR QUÉ NO MIRAS ANTES DE HABLAR EH? TE QUIERO VER A VOS PERFORÁNDOTE EL CARTÍLAGO IDIOTA! 

Luego de ver lo que me hice dijo: 

- Ay! Eso si que debe doler jijiji

Y fue y se tatúo unas letras chinas en la nuca. MENCHA! PRIMERO ELEGÍTE UN TATUAJE DECENTE! METICHE! 

Bueno, volviendo al relato, ya pasaron 6 días desde que sacié mi caprichito por segunda vez. Creo que esta vez, es definitivo.