23 de julio de 2010

Mirada de bebé

Resulta que una de mis íntimas amigas (digo "íntima" porque queda re cheto), tuvo hace nada más y nada menos que 1 semana y 2 días la bebé más linda del mundo. Y no lo digo porque se me llena la boca de baba cada vez que la veo, lo digo porque es un bebé muy bonito. Tampoco lo digo yo sola eh! Los padres de la nena, los abuelos, los tíos y todas mis amigas coinciden conmigo, así que como dijo mi amiga Lula cuando la conoció en el sanatorio: "Tiemblen bebés del mundo, ha nacido la más hermosa".


Mora, la fresca bebé, ha provocado cosas en mi que no me había provocado ninguna personita que babea y se caga. Este año ya fue un avance muy notable haberle agarrado cariño a un niño con manos pegajosas, amar a un bebé que llora ya es como un milagro. 


El primer contacto que tuve con un ser de 3kg con olor a vómito fue cuando tenía 10 años y nació mi vecina. En ese entonces yo, al parecer, era demasiado chiquita e idiota como para sostenerla y además me vivían diciendo que no le tocara la cabeza porque todavía tenía las tripas al aire porque el hueso de la no se había formado. Como habrá sido que me traumaron que al día de hoy me da "cuchi" tocarles la cabeza a los pibes. Después mi mamá agarró un cráneo de bebé que tiene por ahí y me mostró como todavía no se había cerrado y logró traumarme más. 


Ahora, yo me pregunto, si yo le undo el dedo cuando es muy bebé. Queda estúpido? O por ahí si toco en un lugar estratégico hago que extienda la patita o mueva un bracito?


Volviendo a mi contactos con personitas, el segundo fue el 17 de Octubre del 2006 cuando mi padre biológico, decidido a que descuidar una hija no alcanzaba, trajo otra al mundo con una mujer 13 años menor que él. Una clásica historia moderna. En ese momento yo ya no era chiquita, pero yo ellos si eran estúpidos y consideraron que era un peligro para la criatura tener contacto con su hermana de 17 años. Un peligro bárbaro. Conclusión: Ellos por allá, yo por acá, no relación con un bebé.




Finalmente llegamos a la actualidad cuando el 14 de Julio de 2010 a las 21.06 pm con 3,005Kg de peso y no se cuánto de largo, Mora Marquet llegó a este mundo. Mora llegó para ser mi revancha. Ya no tenían la excusa de que era chiquita, ya no tenían la excusa de que yo era una amenaza. Ahora sí iba a poder codearme y experimentar lo que es tratar con un bodoque: 


Lloré desde el momento que me subí al colectivo para ir a conocerla hasta creo que ese mismo día a la noche. Después de haberle sacado unas 30 fotos en la misma posición, las miré una y otra vez hasta que, cuando miraba a otro lado, como si hubiera mirado un foquito de luz, veía Moras en todas partes.


Cuando tuve la oportunidad de alzarla por primera nadie me dio condiciones, ni me dijo que tuviera cuidado. Su mamá Camila me la entregó con confianza y otra vez me quedé tildada mirando su manito y su boquita. Cada vez que hizo una mueca, miró, rió, o lloró, a mi se me piantó un lagrimón.


Yo odio el llanto de los chicos, pero esta nena, hasta llora lindo!


Gracias Mora por introducirme al mundo de los bebés.


En el próximo capítulo: Gala cambia un pañal

3 comentarios:

Pura Suerte dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaay!

Herr Professor dijo...

es verdad que allá no hay hospitales y los bebés nacen en el medio del pasto?? es verdad que no hay medicos y hay matronas y parteras del pueblo?


ay ay


en fin, la parte que mas me gustó fue la de tu papa biológico.
he dicho.-

Pura Suerte dijo...

Cada día estoy más convencido que soy un espanta-lectores.