18 de junio de 2010

Ojalá no hubiera sido un sueño

Estábamos en el living y él se iba a ir, entonces yo lo abrazaba fuerte y sentía su barba de un día rozar contra mi piel y el olor a viruta de la madera entrar por mi nariz. 
Lo abrazaba muy fuerte, como si supiera que no lo iba a volver a ver.

"Te quiero muchísimo sabías?", le dije.

"Sí Gali", me contestó.
Pero por algún extraño motivo no quería dejarlo ir. Sabía que si lo soltaba no iba a volver. Y necesitaba repetírselo una y otra vez: "Te quiero. Mucho. Un montón"

Me miraba y me sonreía, de a poco iba soltando sus manos asperas de manejar madera y se me quedaba mirando con esa sonrisa bondadosa que lo caracterizaba.

"Te quiero", repetí una vez más.

 De pronto, él ya no estaba ahí y el paisaje había cambiado completamente. Estaba acostada en mi cama y me acaba de despertar.
Y de nuevo la misma pregunta que ronda por mi mente todos los días volvió a surgir:

Sabía él lo que yo lo quería?

Sigo pensando que no se lo dije demasiadas veces. También sigo pensando que no le dije muchas otras cosas...

Creí que dibujando aquella flor que me recordaba a su persona, en mi piel, me harían extrañarlo menos.
Creí que si tenía su nombre escrito para siempre, el dolor aliviaría un poco. Tan solo un poco.

Pero haga lo que haga, cada día lo extraño más. Y aunque lo extrañe, ciertas cosas de él ya se me hacen difíciles de recordar. El brillo de sus ojos me parecen borrosos, el sonido de su voz se me confunde y a veces siento que me olvido de su olor.



Y lo peor de todo es que vivo pensando que él va a volver...Que esto es solo un mal momento.


Feliz día Pá!
donde sea que estés?

6 comentarios:

HP dijo...

veridico? poetico.
no veridico? tambien.-

Odios Normales dijo...

Me puse triste...

ana güititi dijo...

Lo que te puse hoy en tu fotolog:


Creo que ya lo conté alguna vez. Es mi último recuerdo recuerdo de Silvio... yo también lo pienso mucho...

Estábamos todas en tú casa. Viste vos el lío que hacemos cuando estamos todas... bueno así. Y mirábamos una peli, no me acuerdo cual. Imaginate que, además en enquilombadas, estabamos amontonadas en el sillón cómodo y blanco que tenés. Estábamos así cuando llegaron Silvio y tu madre. Livia, con su característica gracia, seguro dijo algo así como "¡qué panorama! Obvio no las voy a saludar a todas... un beso general", hizo chuick chuick y avanzó, probablemente ya charlandote a vos. Silvio, en cambio, dijo "sólo voy a saludar a una, que es mi preferida y hace mucho que no veo", se acercó y me saludó con un beso.

Eso. Me agarra una cosita cuando me acuerdo...

Pura Suerte dijo...

Yo casi olvidé la voz de mi abuelo, y el otro día en un sueño me hablaba, y era tal cual, exacta. Zarpado.

Y el tessto es muy lindo.

julia dijo...

yo tambien me puse triste =(

Gabriel dijo...

Esto me pareció muy conmovedor, pero me daba vergüenza decirlo. Listo, lo dije.