18 de marzo de 2010

La ortodoncia con dientes

Estuve prácticamente una semana mandándole mails a una profesora para que, finalmente, accediera a darme a mi y a mi amiga Barbi, una clase de consulta para aclarar unas dudas pre examen. 

La cita fue confirmada para el Jueves a las calurosas 12 del mediodía en su oficina del centro. Por qué no en la facultad donde usualmente se dan las clases de consulta? Porque la profesora considero que "ya que nosotras y ella andábamos en el centro, para qué irnos hasta la lejana Siberia?" cofcofvagacofcof.


A las 12 candentes estábamos en la puerta de la oficina 109. A la 1 menos 20 aproximadamente llegó la profesora. Menos mal que había unos cómodos sillones para esperarla sino mi mal humor se habría acrecentado más de lo que ya lo tenía. 


Profesora vaga - Disculpen chicas es que estaba en una reunión, pasen pasen!


Entramos a la oficina. Era una pequeña habitación de unos 3 x 3 metros con un escritorio que no combinaba con las sillas y con unas sillas que no combinaban entre ellas. El monitor de la PC tenía más culo que un televisor del 83' y las paredes eran placares de madera marrón barnizado que le daban la sensación de que se nos caían encima. Por la ventana se veía un edificio con sus respectivos balcones con la ropa colgada: Un par de medias, una camiseta de Argentina, un calzón y un triciclo de niño. El aire acondicionado no estaba encendido. Hubiera querido que sí, no por el calor, si no por el condesado olor a cigarrillo Jockey Box que había en la atmósfera. 

La profesora pidió disculpas por el desorden y nos alcanzó dos sillas para acomodarnos y comenzó a hablar para jamas parar:


Profesora vaga - Bueno, a lo que apunta Lozano en este texto es explicar el concepto de Semiosfera. Es un concepto que...glup glup glup spuaj splash puajjjj iuujjjj*

Tuvo que interrumpir su intelectual explicación porque de la nada sus dientes comenzaron a resbalarse por su boca y un hilo de baba cayó por la comisura de sus labios. En un intento desesperado de sostenerse la dentadura, jaló con ambas manos los dientes de nuevo a la rosada dentadura mientras unas gotitas de escupida mojaban el teclado, el monitor y, no llegué a ver si nuestros apuntes también. 


Quiero imaginar que Barbi y yo pudimos disimular la cara de asco que nos causó la situación. En unos primeros micro segundos no entendí lo que estaba pasando. Simplemente había parado de hablar y su lengua se trababa. Cuando vi que sus dientes le llegaban a la pera, comprendí "que la barandita que sostiene los labios para que no se caigan para adentro" tenia unos tornillos flojos. 


Cuando pudo lograr acomodar sus incisivos de nuevo en su lugar, rió nerviosa y argumentó: 

Profesora vaga y ahora desdentada - Ay! Chicas disculpen, pasa que tengo una muela rota y el doctor me hace usar este paladar.

Nosotras con la boca (con dientes de verdad) en el suelo del asombro/repugnancia - Claaaaaaaaaro, claro...Qué decía Lozano? 


Intentamos como pudimos seguir con la clase aunque en mi mente ya no rondaban preguntas sobre Semiótica si no más bien preguntas odontológicas:


Qué clase tratamiento con un paladar se le da a alguien que tiene una muela rota?
Existen paladares con dientes incrustados?
No venden más Corega en las farmacias?
Los dientes postizos...se pueden cepillar o se lustran?
Si muerdo una manzana...los dientes se le quedan pegados?


Me costó mucho que esas preguntas no se me escaparan y si me fluyeran las que tenían que ver con Lingüístas. Me habrá explicado mucho sobre Semiótica, pero esas preguntas siguen rondando por mi mente.


El resto de la clase en la micro oficina se dio con normalidad. Estuvo muy considerada con todas nuestras dudas. Nos aclaro un par de temas y nos oscureció otros. O sea, un fiftyfifty de productividad tuvo la clase. 

Con Barbi pudimos aguantarnos la risa solo cuatro cuadras. Igual creo que nuestras carcajadas llegaron a la oficina 109

Pobre profesora vaga desdentada, no tendría que haber tenido vergüenza de admitir que usa dentadura postiza. Hubiera sido más honesto, honrado y menos bochornoso decirnos la verdad que contar esa historia bizarra y sin sentido. Si lo hubiera hecho, a lo mejor, se ahorraba ser protagonista de esta historia....... SI EH??????????????????!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


BLONDAAAAAAAA! con todos sus dientitos =D

*(elegí pintar de color verde musgo para representar lo desagradable de la situación) 


11 comentarios:

Bunny dijo...

Asi como los dientes...las tetas tambien caen...beware of karma!!!

Odios Normales dijo...

¡Waa!
¿Qué edad tiene la mina?

herr professor dijo...

bien bunny!!


ON: la mina tiene 28.

Coemntario pseudo productivo: que agradable anecdota.

Pura Suerte dijo...

No sé, no me sale comentar nada.
Me dio mucho asco.

Pura Suerte dijo...

VEINTIOCHO AÑOS???????????????????????????????????????????????????????????

Prima Limón dijo...

Jajjajajajaj. Me reí muchooooo. Hey, quiero saber quién es. Decime por pb por diooo! xD

Odios Normales dijo...

TIENE 28 POSTA?!

*brenda. dijo...

Buenas, muchacha... capaz te das cuenta quién soy, capaz no, pero en fin, estudiamos la misma carrera y este post despertó mi costado chusma, inevitablemente... quién cornos será esa profesora? no logro darme cuenta jajajaj. Saludos.

herr professor dijo...

era biselli.



xD

Anónimo dijo...

jajaja yo tb estudio comunicacion. Que profesora de Lenguajes 2 es? Yo tuve a Gasparri pero no creo que haya sido ella

juliju dijo...

jajajajajja o de ultima que no dijera nada y actuara como que lo ocurrido es completamente normal en una persona de 28 años (por mas que no lo sea)