Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Según el obrero soy una "linda mamí"

Como habrán leído en mi posteo anterior, la gente cree que tengo más años de los que ya cargo en realidad. Me empecé a preocupar cuando Gordita, la de la obra social, me dio un promedio de 25 años. Pero la cosa empeoró el otro día cuando lo fui a buscar a Mateo a la escuela.


En el camino a tomarnos el colectivo, el pequeño niño me dio su manito para cruzar la congestionada cuadra. En general yo evito darle mi mano porque la suya siempre está pegajosa y llena de mugre, pero como había mucho tráfico lo dejé que se colgara de mi y cruzamos.
Cuando estábamos llegando a la vereda de enfrente, donde había una obra en construcción, intenté soltar el pibe pero como estaba tan pegajoso no pude así que, resignada, seguí caminando mientras los mocos, la mugre y los microbios se iban traspasando de su mano a mi mano. Cuando pasamos por delante de la obra pasó lo inevitable:


- Mamasaa vení a comer asado!
- Preciosaaaaaa
- Que rica que estas
- Que pechugas
- Bla bla
- Guanacadas varias
- Silbidos

Para que no…

La burocracia de la obra social

Resulta que hace más de 3 meses me robaron la cartera. See...me robaron, me tiraron al suelo y yo me quedé lloriqueando en el pasto mientras dos muchachitos huían en moto con mi hermosa cartera multicolor llena de cosas importantes, como por ejemplo, la crema para la conjuntivitis de mi perro. Entre mis pertenencias se encontraba mi carnet de la obra social, que por experiencia propia, les recomiendo a todos que lo lleven colgado del cuello las 24 hrs porque si te pasa algo la ambulancia no te levanta si no tenes el carnet de la obra social. Posta. 

Bueno cuestión que con 20 pesos, la crema para conjuntivitis y las llaves del auto, también se fue mi carnet.

Me dirigí a la sede de la obra social de la UNR para pedir un nuevo plástico violeta con mis datos.

JA! y yo que pensé que me hacían en el momento: "claro, cuánto tiempo tardan en agarrar un plástico, perforarlo con mis datos y configurar en la pc que, ahora, ese plástico pertenece a mi persona?" 

JA BOLUDA! Tardan nada más …

La ortodoncia con dientes

Estuve prácticamente una semana mandándole mails a una profesora para que, finalmente, accediera a darme a mi y a mi amiga Barbi, una clase de consulta para aclarar unas dudas pre examen. 

La cita fue confirmada para el Jueves a las calurosas 12 del mediodía en su oficina del centro. Por qué no en la facultad donde usualmente se dan las clases de consulta? Porque la profesora considero que "ya que nosotras y ella andábamos en el centro, para qué irnos hasta la lejana Siberia?" cofcofvagacofcof.


A las 12 candentes estábamos en la puerta de la oficina 109. A la 1 menos 20 aproximadamente llegó la profesora. Menos mal que había unos cómodos sillones para esperarla sino mi mal humor se habría acrecentado más de lo que ya lo tenía. 


Profesora vaga - Disculpen chicas es que estaba en una reunión, pasen pasen!


Entramos a la oficina. Era una pequeña habitación de unos 3 x 3 metros con un escritorio que no combinaba con las sillas y con unas sillas que no combinaban entre ellas. El monit…

Chau Hippieniñera! Hola Blondaniñera!

Cuando me propusieron cuidar a Mateo acepté porque era un trabajo temporal. Era sólo por un mes mientras su niñera oficial Ceci (Sssesi) estaba haciendo hippiededo en el norte y su padre todavía no entraba en las suyas.  Al principio me pareció una buena idea porque para mi, que soy anti niños, ese tiempo era lo máximo que podría soportar un chico ajeno, propio, prestado, lo que fuere (ya una tarde con un chico para mi es todo un sacrificio)

Mi trabajo era cuidar que Mateo no se electrocutara, no se ahogara, no fuera secuestrado por traficantes de niños o se muriera de hambre durante un plazo de 7 largas y diurnas horas. Si bien desde el primer día de trabajo le aclaré que su padre sólo me pagaba para que no le sucediera nada de lo que enumeré arriba y que yo no iba a ser su bufón personal (porque para eso debería pagarme casi el doble), sin darme cuenta empecé a buscar jueguitos en internet para instalar a mi celular e innovarlo con una carrera de F1 o con un pinball virtual, le llevab…

De donde venimos?

Imagen
Le dedico esta historia a aquellos dos infantes que padecieron conmigo aquella tarde.

Todo comenzó a la salida de la escuela Roque Saenz Peña por allá en el año 1997 creo, supongo, cuando yo cursaba 2do grado, creo, supongo. Mi mamá siempre llegaba tarde a buscarme y me dejaba esperando como hasta las 6 menos 10 cosa de que yo me pusiera muy nerviosa pensando que no llegaba a mi casa para ver Chiquititas. Sí, yo iba a la primaria en el turno tarde porque, como una vez mi mamá explicó: "si la chica hubiera tenido que ir a la mañana a la escuela sería analfabeta porque yo nunca me hubiera levantado para llevarla". Por motivos que desconozco, pero sospecho que deben haber sido similares, tenia otros 17 compañeritos que iban conmigo a la tarde.
Esa semana mi mamá no llegó tarde a buscarme y no solo eso sino que, además la empecé a encontrar socializando con otras madres, lo cual era todavía aún más inusual debido a que mi mamá odiaba charlar con madres sobre hijos. Pero esa semana…