18 de diciembre de 2009

Morochas discriminadas

Tengo el pelo castaño, que en verano va tirando a castaño claro por el cloro de la pile y en invierno por el sol de otoño se pone medio colorado. Pero soy castaña.

Me dicen Rubia, por otras cuestiones que no pienso explicar en este momento. Pero soy castaña.

Yo tengo 2 gatitas. Amanda, como la canción de Victor Jara, y la Sra. Mau, que se llama así porque dice "MAUUUUUUUUUUUUU" cuando pide la merienda.

Amanda es negra atigrada con blanco y la Sra Mau es colorada con rubio. Osea, una morochita y una rubia.

La Sra Mau, es una anciana que pasa 18 horas al día durmiendo y no es el miembro más activo de la familia. Amanda, en cambio, es una adolescente de dos años que está siempre corriendo, escarbando macetas y tumbando los adornos de las mesitas de mi mami.

Cuando los invitados llegan, Amanda sale a recibirlos, pero poca atención recibe. Casi todos dicen "ay que lindo gatito, es muy chiquitito" y no la vuelven a mirar. Amanda se esfuerza en captar la atención y lo único que logra es que la tilden de molesta.

Pero la situación se revierte cuando la Sra Mau, en su mejor comportamiento Garfield, se despierta de su novena siesta y hace su aparición estelar con cara de indiferente por delante de los invitados. Ahí la gente se abalanza sobre la gata pidiendo alzarla y diciendo que es lo más bonito que han visto. Ella, que es una interesada en mimos, acepta los halagos y las caricias hasta que el reloj marca que es hora de volver a dormir. Un "ohhhh" general se escucha por parte de las visitas cuando la gata rubia abandona la sala y lo único que queda es la saltarina morochita que pesa menos que un paquete de harina.

La Sra Mau es una versión vieja de lo que fue una gata sexy. Sigue teniendo vestigios de sensualidad cuando se retira de una habitación meneando el traserito. La otra es una bestia, que toma yogurt y no se lo sabe limpiar de la cara y camina medio chuequita.

En conclusión, a lo que voy, es que: Nuevamente he confirmado mi teoría de que las rubias, hasta en versión felino original, reciben mayor atención que una interactiva e imperactiva negrita.


Amanda, con su mejor cara de loca.


La Sra. Mau, con un sexy ojo entre abierto.

4 comentarios:

Odios Normales dijo...

Definitivamente prefiero a Amanda.

herr professor dijo...

La verdad que no entiendo como la gente le gusta la rubia..

apenas llegue a tu casa amanda me volvio loco, la ame desde el principio. Amanda es genial, es muy divertida, ademas enternece su ridiculo tamaño, su poca gracia al caminar y sus descarnadas patas...

definitivamente es hermosa.

Amanda rules!

Belukiwi dijo...

Ajajajajaa y viste como es sra mau rules (L)

juliju dijo...

en mi caso la gata rubia es la que arma bardo, por eso jere la quiere mas a chiara.

aguante phoebe!