22 de diciembre de 2009

Estúpida Navidad



Odio la navidad capishe?

Ya sé que no es para nada original odiar la navidad porque se ha puesto re de moda odiar la navidad, ser el amargo de las fiestas y pasarte la noche al lado del árbolito ingiriendo grandes cantidades de alcohol y turrón mientras le gruñís a todos los parientes.

Bueno, yo también odio la navidad. Pero no odio año nuevo.

Año nuevo me cae re bien porque es donde uno tira a la mierda el año viejo, se encopeta y se promete tener un año mucho mejor que el puto que acaba de terminar. Cuando saltan los fuegos y se hicieron las doce, todos miramos al cielo y prometemos un montón de cosas que sabemos que no vamos a cumplir.

Pero la navidad no me gusta. Navidad no sirve para nada más que para gastar dinero de compromiso en mucha gente, comer garrapiñada y budines con frutitos de colores que encima son espantosos. Y recibir regalos de un montón de tíos que no tienen ni idea que te gusta entonces te compran la clásica “bombachita rosa”.

La navidad es linda para los chicos, porque juegan con las estrellitas y se preguntan cada 15 minutos cuánto falta para las 12. Pero para los que ya perdimos la inocencia y navidad solo les recuerda a malas épocas, es una noche de mierda.

Pero mi odio a la navidad no es de siempre. Yo quise la navidad hasta mis tiernos 8 años de edad. Después le fui sumando odio años tras años por otros motivos, pero mi primer motivo para odiar, o dejar de querer a la navidad fue este:

Todas las navidades las pasábamos en la casa de mi abuelita en La Florida con una familia amiga que tenia una nena de mi edad, Inés, y un nene insoportable llamado Iván unos años menor que nosotras.
Yo hasta esa navidad creí fervientemente en Papá Noel. 3 años antes lo había visto caminar por la vereda de mi casa a las 00.01 y si yo lo había visto era porque efectivamente existía. Ya se que estaba bastante grandecita para seguir creyendo esa boludez, pero como no había ninguna prueba que demostrara lo contrario me mantenía fiel a mi recuerdo.

Esa navidad de mis 8 años me pasé la noche discutiendo con Inesita si Papá Noel era el señor barbudo o los lentudos de nuestros padres. Alrededor de las 11.45 la mamá de Inés propuso prender algunas estrellitas para entretener al pesado de Iván y nos llevó a Inesita y a mi a un costado del jardín y nos dijo:

Mamá de Inesita - Vengan chicas, vamos aprovechar que Iván está jugando para poner los regalitos debajo del árbolito al lado de la chimenea.

Mi mundo se vino parcialmente abajo. Todo empezó a girar y a moverse en cámara lenta. Había sido engañada por un impostor 3 años antes y todas mis teorías, metódicamente pensadas y justificadas en los recreos de la escuela a lo largo de mi vida ahora habían sido vencidas por una mujer con sandalias plateadas. Mi orgullo y mi intención por parecer madura me obligaron a fingir conocimiento de la situación y a poner los regalitos debajo del árbol con sus respectivos cartelitos con destinatario mientras me contenía los mocos.

A medida que ponía los parquetitos debajo del árbolito, no pude evitar pensar en mis compañeros de la escuela, en que pasaría cuando volviera y tuviera que confesar con vergüenza que había vivido todos esos años en una vil mentira y que ellos, mis amigos, tenían razón y yo, Gala, no. Cómo iba a ir a decirle a las tontas de mis compañeras con guardapolvo tableado que había sido engañada por mis progenitores y mis allegados.

Mientras llenábamos el árbolito con regalos gigantes que estaban etiquetados con el nombre INÉS e IVÁN y con regalos minúsculos que decían GALA. Me imaginé en la escuela, en el recreo a principio de año, siendo apuntada con los dedos juzgadores de mis compañeros y bombardeada con yummis por creer, ingenuamente, que existía Papá Noel.

Delante del árbolito puto, delante de la chimenea, de mi abuelita y de mi perro, maldije a mi familia por tenerme engañada tantos años, a Inesita por tener razón y a su madre por romper con mi fantasía y usar sandalias plateadas.

Ahora que re pienso esta historia como causa número uno para odiar la navidad, me pregunto:

QUÉ DERECHO TENIA ESA MUJER DE INTERVENIR EN MIS FANTASÍAS?!

10 comentarios:

Pura Suerte dijo...

No quiero ir donde todos van
Y odio la navidad
Muchos dirán: “eso está mal”
No quiero ser normal.♪


Este ultimo año me estoy dando cuenta que odio el espíritu navideño. Sobre todo, porque no puedo participar de él. Malditos finales.

Laurita dijo...

A mi me pasó algo parecido, con los chicos del barrio. Fue algo así como...

Dicen ellos: "porque es ooooobvio que papa noel no existe"

Yo casi me muero.


Encima en mi caso el trabajo era doble, porque a mi casa no iba Papá Noel, iba "El niñito dios" porque decía mi papá que Papá Noel era un gordo trolo.
Pero a mi me daba vergüenza explicarlo en casas ajenas...


Ah, el comentario de arriba,
toda la onda eh

Laurita dijo...

Ah , eso significa que leí todo mal

juliju dijo...

a mi si me gusta la navidad, soy una persona muy familiera y en esta epoca suelen venir tios y primos, adoptivos y sanguineos (jaja) que hace mucho que no veo, asique disfruto mucho hablando con ellos y comiendo turron obviamente (amo los turrones); o tal vez me gusta porque simplemente jamas me regalaron una bombachita rosa jaja.

Por otro lado desde que tengo uso de razon se de la no existencia de papa noel, no es algo sorprendente dado que se sabe que mi familia es eseptica y tiene sentido que no hallan querido hacernos creer que el gordo vestido de rojo (dterminado asi por coca-cola) venia a traernos regalos.

Ademas en los ultimos años se ha creado la costumbre de que despues de las 12 los amigos que viven por la zona, o que no tengan nada que hacer y tienen quien los traiga, vengan a tomar alcohol, hablar un rato y bailar el que quiera.

asique...si, me agrada mucho la navidad =D

herr professor dijo...

ODIO A JULIA Y SU SUPUESTO ESCEPTICISMO Y FAMILIA RACIONALMENTE PERFECTA


es como decrile a un nene de tres años:

Papi se COJE a mami, parque nazcan personas como vos y otros mas...

papi le mete el pito adentro de la vagina de mama, despues de entrar y salir en un movimiento histerico e impreciso, le deja un liquido espeso y blancuzo, que esta lleno de millones de cosas que se llaman espermatozoides, y vos sos una de ellas, la UUUNICA que penetro en el ovulo y te dio lugar a la vida. Por eeeso sos tan especial! :)


ODIO A JULIA.

Pd: mientras escribo esto ella me mira y se rie. No tengo mucha autoridad. Parece que la gente no me toma enserio, porque sera?

juliju dijo...

no era necesario explicar el acto sexual jere...

Laurita dijo...

Julia y su familia perfecta

Pura Suerte dijo...

Shuuuuuuuuuuun the nonbelievers!!!!
Shuuuuuuuun Shuuuuuuuuuuuuuuuuun!

Culpa de ustedes eh.

juliju dijo...

vengan un dia a casa y se van a dar cuenta que de perfecta no tiene nada...

herr professor dijo...

EEEEEEEEEs perfecta y punto...

todos odiamos a julia nosierrrto??


TODOS Y CADA UNO.