20 de octubre de 2009

Es que no me tienen paciencia


Hace unas pocas semanas me encontré con el noviomío en el centro y decidimos ir a matar el tiempo, hasta la hora de la cena, a una cercana YPF conocida a tomar algo y comer frituras hasta reventar.

Cuando nos estábamos retirando de la estación de servicio, al salir por la puerta de vidrio de esas que se abren 1,5 segundos antes de que te la des contra la nariz, yo observé una canaleta que había debajo de mis pies donde pasaba agua con brillito de nafta. Cuando miré con más detenimiento pude ver una brillosa (y no por la nafta) moneda de un peso presa en las aguas aceitosas en el fondo de la canaleta.

Tan poco disimulada, me frené en seco, me incliné y apoyada sobre mis rodillas y con el pelo que me tapaba la cara miraba entretenida la monedita y reproducía en voz muy alta, como siempre, mis espontaneas historias inventadas sobre cómo podría haber sucedido para que esa moneda llegará ahí:

Yo - Seguro que se le cayó a uno de esos que va a bailar al Rey y cuando salió del boliche se vino a comer algo acá para bajar el alcohol y cuando salía se le cayó la moneda por borracho. Debe haber puteado de acá a la casa y se debe haber ido pateando cuanto tacho se debe haber cruzado.
No, no, seguro que se le cayó a un pobre niño infeliz que soñaba con comprarse un chupetin con chicle y que no llegó a entrar. Ja! que gil, debe haber llorado toda la tarde.
O capaz que se le cayó a una pobre chica que justo contaba con esa moneda para tomarse el bondi para ir a rendir su última materia en la facu y recibirse. Pobre, perdió la mesa de examen por culpa de esta monedita bicolor.

Mientras yo divagaba entretenida sobre la desafortunada suerte del que perdió la moneda y movía la patita como pisando un pucho, salió del interior de la estación de servicio un gordito con la gorrita obligatoria de YPF con los cachetes colorados y muy intrigado por mi posición desde hacía casi 2 minutos y preguntó:
Gordito con gorrito de YPF - Pasa algo señorita?

Y antes de que yo pudiera contestar, el noviomío se me adelantó y dijo muy fastidiado y casi avergonzado:
Noviomío - No pasa nada, está pelotudeando.

6 comentarios:

juliju dijo...

jajaja si, esos momentos de inspiracion en los cuales uno disfrurta las cosas que puede llegar a imaginar suelen ser conciderados una pelotudez, pero son extremadamente divertidos =D


p.d: me encanta encontrar plata en pantalones que hace meses que no uso.

Pura Suerte dijo...

De Emir Kusturika se: que es un director de cine (ahora también sé que es músico), hizo una peli del Diegote, y fue a la contracumbre en Mar del Plata. Ahora ahondaré en T!.
Blogger a veces anda con pachorra.
Lamento lo de tu viejo , aunque no te conozca,

herr professor dijo...

kusturika rules!

en otro orden de cosas a mi se me ocurriria esta historia:

es de un gordo que saco plata para comprar puchos y ni siquiera se dio cuenta que se le cayó la moneda.

mis historias no son muy ingeniosas...

butterflies in your stomach dijo...

Es una pena que no entienda algunas de las palabras que pones ahí, no sé que es el YPF, o pelotudeando, o bondi...
Pero a mi me parece que estabas aprovechando el tiempo!

Saludos =)

herr professor dijo...

es tan ironica que no entiendo, o habla enserio la persona anterior?

si es una broma no la entiendo.

herr professor dijo...

mis perdones a la señorita butterflies blablabla...

no sabia que era de otro pais
de otro continente, le explico:

YPF es Yacimientos Petrolíferos Fiscales, en un tiempo era la gasolina nacional, hasta que un simpatiquisimo presidente decidió vendersela a una empresa esapñola, justamente.

Pelotudeando: es hacer pelotudeces. que es eso? hacer huevadas. que es eso? perder el tiempo de manera estupida se podria decir...

Bondi, es el colectivo, el bus le dicen en lo eeuu, no se como le dicen alla en españa...

(soy agresivo, pero cuando me equivoco lo reconozco che!)