14 de septiembre de 2009

20 años y un relato maravilloso

foto: mi amiga Laura

Robé, robé un post de otro blog.

No me miren con esa cara no soy ladrona, soy una amiga conmovida, que frente a tan bello relato y tan bien narrado (como dice el novio mío) quiere hacerlo más público y popular de lo que ya es.

Y además, porque fue hecho para mi y por lo tanto puedo hacer lo que yo quiera con mi relato.

Que lo disfruten, como yo lo disfruté.
Les permito que se emocionen, como yo me emocioné.

http://historiasverdesyamarillas.blogspot.com/ ----> ver este bloggggg
------------------------------------------------------------------------------------

08 de septiembre de 2009

Galavisión

Llegué al Normal nº 1 sola. Mi única amiga, Julia Espina, había sacado una nota muy alta y, por lo tanto, cursaba a la mañana. Yo, la penúltima mejor nota (o sea, la casi peor), quedé a la tarde. Sola. Estaba bastante aterrorizada, pero qué le iba a hacer...Me acuerdo que la señorita de Lengua (no sé si en esa época ya eran profesoras, yo le sigo diciendo señorita) nos nombró a un par, dijo que ibamos a ser 7º IV y que nuestro salón era ese escondido en el patio de atrás. Yo me aterrorizaba cada vez más.
Mientras formabamos, dos chicas llegaron tarde. Riendose a los gritos, insoportables. Yo deseaba tener un cuchillo para asesinarlas. Sí, era muy caradura porque sabía muy bien que fuera de ese ámbito yo era igual. Pero en fin... Gabriela, la de Lengua, les pidió el nombre para saber en qué curso les tocaba. "Minigutti", dijo una, la que tenía más voz de pito. "Minigutti va al otro curso", le dijo la señorita, y agregó mirando a la otra (de lentes, alta, con patas flacas): "¿Vos cómo te llamás?". Le dijo un nombre raro. Tuvo que repetirlo como tres veces: nombre y apellido compuesto. "¡Apellido compuesto! ¡Qué ridicula!", pensaba yo, mientras la otra repetía y corregía, repetía y corregía. A esa le tocó en mi grado.
Ese es el último recuerdo que tengo de mi primer día de séptimo.
Pasemos al segundo día: estabamos en ese salón, era un aula tenebrosa, alejada de todas las otras aulas. Lo único que tenía de bueno era que daba al patio de séptimo (sí, el normal destina uno de sus tantos patios al último grado de "abajo"). Yo seguía sola, conocía a un par, pero hasta ahí nomás. Lo que estaba bueno era que la histéricalocatonta del día anterior no había llegado. Todavía. Porque claro, se dió el lujo de llegar tarde, a los gritos, molestando, interrumpiendo.
Ese día Gabriela llegó más tarde y nos pusimos a hablar entre todos. Mejor dicho: Gala (la tontahistéricaloca) se sentó en un banco y se puso a hablar y blah blah blah. Yo pensaba que la quería matar, sin admitir, nuevamente, que seguramente hubiera hecho lo mismo. Hice oidos sordos a esa chica, pero no por mucho tiempo. Entre tantos blasblas escuché la palabra: ella, la histéricalocatonta lo conocía a él, era amiga de él; él, el amor de mi vida, que el último día de la colonia casi me daba un piquito. ¡ÉL!
No me pude controlar. Cuando lo escuché, interrumpí toda su lujosa charla y le pregunte si lo conocía. Me miró con su cara soberbia* y me dijo que obvio. A partir de ese día fuimos inseparables.
No, no se piensen que fuí de esas que usan a sus amigas por un macho. Sucedió que entre charla y charla nos complotamos. Eramos las dos las que dirigíamos las horas libres y gritabamos, y apenas tocaba el timbre la buscabamos a Nayvi (Minigutti) y eramos las tres histéricaslocastontas. Es decir: eramos insoportables. Pero eramos amigas. Amigas inseparables de horas por teléfono, y pijamas partys, y de comer pizza y mirar la tele, y de ir al cyber de Julio (papá de Gala) y estar horas ahí. No eramos simplemente amigas, eramos las mejores.
Cuando terminó séptimo grado yo pude pasarme a la mañana y Galita y Nay siguieron a la tarde. Me fui con el resto del grupete (Lu, Ju, Nadu) y esa fue nuestra primera barrera. Al año siguiente Gala se pasó a noveno: "solamente para estar con vos Laura, porque mirá que toda mi vida fuí a la tarde".
El tiempo pasó, y con el paso del tiempo las cosas y la gente cambian. Hubo peleas. Nay y Gala dejaron de hablarse, Gala tuvo nuevas amigas, yo seguía con las del curso, y sin embargo Laura&Gala, ella&yo, seguíamos siendo amigas. Seguíamos llamandonos por teléfono y hablando horas. Seguíamos contandonos todo. Seguíamos una atrás de la otra, y a la inversa también.
Creo que a medida que pasó el tiempo el destino se esforzó por separarnos y hacernos cada vez más diferentes. ¿En qué nos parecemos ahora? Yo no sé. Siempre me doy cuenta de las cosas malas, no lo puedo evitar. Puedo decirte que sé que somos re intolerantes y caprichosas. Y bastante orgullosas las dos. Yo peor, pero Gala se las busca porque es más caprichosa que yo y se mete en más líos. También me hace enojar más. Bueno....sigo ...
Siempre le digo a ella que es una persona que se ama u odia, y yo opté por lo primero y a bancarsela. Siempre le digo que el nuestro es un amor de perros: contra todo, querramos o no, seguimos colgandonos en el teléfono, entendiendonos, peleandonos, chusmeando (¡y lo que nos parece chusmeable es hasta lo mismo para las dos!). ¿Qué le vamos a hacer? Atrás nuestro hay años de amistad y vida, y de eso no podemos alejarnos ni un poco. Por eso Gala sigue siendo una de mis mejores amigas, porque Gala es Gala, en mi vida todos la conocen y la conocerán. Ya es parte de mi historia porque ella me ayudó a construirla.
Tengo la seguridad de que nos quedan varios cumpleaños por delante. Muchos cumpleaños por delante. En los que yo la malcrío y le llevo una torta, esa que a ella le gusta, y saludo y conozco a todos los que van, porque Laura es la Laura de Gala. Sé que ella va a seguir viniendo a casa y va a seguir siendo la única amiga que llega y le pide a mi mamá que le haga la leche, a mi papá que le sirva otro plato de comida, a Julián que se calle y le deje ver los Simpsons. Sé que voy a seguir diciendo que ¡ay esta Gala! y que voy a seguir sin entenderla y sin poder creer mil cosas que hace. Sé que ella me va a seguir mirando con cara de "no...no pueden/podés hacer eso", que va a seguir criticando todo (absolutamente todo) y que va a entender poco de lo que hago yo. Vamos a continuar agarrandonos de los pelos.
Pero sé también que ante todos y todo voy a seguir siendo su Laura y ella mi Gala, que vamos a seguir cuidándonos, defendiéndonos, a nuestra manera, pero con la total intención de que la otra esté bien. Séque nuestros chicos/novios van a seguir pidiendo de conocer a esa Gala o Laura de la que tanto hablas, que las familias de vez en cuando van a preguntar por nosotras y sí: vamos a seguir siendo amigas. Gala y Laura comparten una historia juntas y de eso no pueden desprenderse.



*cabe aclarar que todavía no la quería, y yo la recuerdo así. Al menos ese día.




¡Ah! Escribo eso porque hoy Gala cumple 20 años y el cumpleaños de ella es el súper día del año para todos, por lo que debemos malcriarla y demostrarle cuánto la amamos y recordamos.
¡20 AÑOS!
Qué viejas chotas.

1 comentario:

chulainas o chuls dijo...

claaaro, de ultima le estas haciendo propaganda...si quiere robar robe galita